sábado, 13 de noviembre de 2010

Lecturas y escrituras

Lecturas:
Otra grata sorpresa de parte de Claudia Cortalezzi: su Una simple palabra, me gustó mucho, y es algo que ya tengo incorporado desde los primeros cuentos que le leí en Axxón. Bastante prolífica, Claudia va haciendo su lugar en el fantástico argentino a muy buen ritmo. ¿Cómo escribe? No da demasiadas vueltas para mostrarnos una visión oscura de lo fantástico, rozando el lado gore del realismo mágico a veces, pero siempre inclasificable. Esa es lejos su mejor faceta. Quizás en eso resida la potencia de sus escritos. Recomiendo su lectura. [Una simple palabra, Editorial Andrómeda].
Por supuesto, estoy devorando Cuásar 50-51. Como ya había leido algunos cuentos (a razón de la tapa) la empecé por la no-ficción, que en el caso de casi todas las publicaciones argentinas del fantástico es al menos tan buena como en lo ficcional. Muy interesante la reseña de Claudio Barbeito sobre estos 25 años con Cuásar, porque en parte es la historia de nuestro país en este último cuarto de siglo. También leí el ensayo de Eric S.Raymond, su Historia política de la Ciencia-Ficción, con la que en parte coincido aunque sea una visión más que nada norteamericana del género.También ya fueron deglutidas las Bibliográficas y el Et-Al, así que ya arrancaré con la lectura y relectura de las ficciones, que en este número doble festeja de lo lindo este medio centenar. Y más allá de que no sea el número con más páginas (Luis me corrigió, ya hubo un número de casi 300) así en formato libro se ve impresionante, y ya está en mi biblioteca junto al libro de Axxón, los otros libros de ediciones Cuásar y los pocos donde puedo llegar a encontrar un cuento de mi autoría.

Y ya que hablamos de mis cuentos, después de muchísimo tiempo me puse a escribir algo (con pretensiones literarias) de nuevo. Como siempre, la musa me agarra cuando estoy debajo de la ducha, despavilándome, así que deberá perdonarme si no recordé bien sus palabras; después de todo la culpa la tiene ella, por soplarme cosas siempre en las situaciones menos oportunas. Se trata de un cuento en parte político, en parte relacionado a cómo somos.
Veremos si llegamos a algo...
Publicar un comentario